Comisarías nacionales controlaron el orden público en El Guabo y Santa Rosa

Los controles del orden público continúan en los cantones orenses, y el gobernador Danny Gámez, impulsa a la Intendencia para que, a través de las comisarías nacionales se efectúen operativos para fomentar la seguridad ciudadana.

El Guabo: Intervención de bares clandestinos

Por denuncias ciudadanas, el comisario nacional Roger Pineda avocó conocimiento de que en la cabecera cantonal, en un domicilio particular se expendía licor e incluso se permitía el consumo en la misma casa.

“Acudimos con la Policía Nacional para verificar lo denunciado y al llegar pudimos cerciorarnos de que, en efecto, en la vivienda se vendía alcohol. Encontramos a unas 15 personas libando”, indicó el comisario nacional.

Pineda dijo que dialogó con el propietario y que le explicó que lo que hacía era una contravención; por lo tanto, le extendió una boleta de citación para que comparezca ante la Comisaría Nacional y firme un Acta en la que se comprometa con no continuar con esa actividad; y que le retuvo 20 jabas de cerveza como medida cautelar.

De igual manera, dijo que recibió una nueva alerta y que como también se trataba de un domicilio que fungía de bar, solicitó el apoyo de la Comisaría Municipal, que es la que tiene la competencia para sancionar en esos casos.

“Durante la intervención comprobamos que desde la vivienda se vendía de cervezas y se permitía el consumo en los exteriores, lo cual alteraba el orden público. La funcionaria municipal aplicó la Ordenanza y aplicó las sanciones correspondientes.

Santa Rosa: control en espacios públicos

La comisaria nacional de Santa Rosa, Yenmy Pico manifestó que junto con el intendente, Segundo Preciado,  con el apoyo de la Policía Nacional efectuó patrullajes nocturnos en la capital cantonal y Puerto Jelí para recuperar los espacios públicos, retirando a 66 personas que bebían licor en esas áreas.

“Es lamentable decirlo pero, pese a la pandemia existen ciudadanos que se exponen a ser contagiados y a contagiar. Dialogamos con estas personas y los retiramos de las zonas colectivas”, resaltó la funcionaria.

Mencionó que más adelante, atendieron una alerta proveniente desde el sector localizado detrás del cementerio, donde existe una cancha deportiva. Según la autoridad cantonal en ella no solo se jugaba voleibol sino también billar, naipes y se bebía cerveza en un kiosco cercano.

“El cumplimiento de las medidas de bioseguridad como el uso de mascarillas y el distanciamiento eran escasas. Por lo cual se desalojó a los jugadores, se cerró el local y se retuvieron 6 jabas de cervezas.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *