Lo dijo la gobernadora López durante posesión popular “Mi vida entera por servir a mi provincia”

Evocando rituales indígenas ancestrales se efectuó ayer la posesión popular de la gobernadora Rosa López Machuca, acto organizado por las organizaciones sociales y políticas de la provincia.

La ceremonia se desarrolló en el paseo Nuestra Señora de La Merced del parque central de Machala con la presencia de autoridades provinciales, cantonales integrantes de varios gremios, grupos de estudiantes, gestores culturales, y público en general.

El colectivo nacional de mujeres Las Valdivias, gestó los ritos hacia los cuatro puntos cardinales y que evocaron el ahínco de mujeres como Matilde Hidalgo de Procel; Zoila Ugarte de Landívar; Dolores Cacuango; Tránsito Amaguaña, entre otras, cuyas influencias sirvan como guía de la gestión de la gobernadora.

Pamela Quishpe, subsecretaria de la Coordinación Interinstitucional de la Secretaría Nacional de Gestión de la Política, delegada de la Secretaria Paola Pabón, fue la encargada de tomar el juramento a la representante del Ejecutivo en la provincia, a quien pidió servir a los orenses con cordialidad, celeridad y calidad en la solución de las problemáticas de la comunidad.

“Me comprometo con mi alma, mi mente, mi corazón y mi cuerpo a servir a mi provincia, a mi país y llevar adelante los postulados del presidente Lenín Moreno Garcés. Entrego mi esfuerzo y mi tiempo para trabajar en codo a codo contra la corrupción y demás males que aquejan a la colectividad orense”, subrayó la autoridad.

De su lado, la activista Blanquita Maldonado Murillo, hizo A la entrega del bastón de mando, con lo cual las organizaciones sociales confiaron a la nueva autoridad esa gestión de cercanía con los ciudadanos.

Asimismo, la gobernadora López Machuca recibió los mandatos ciudadanos de parte de representantes de diversos sectores. Un momento emotivo fue la intervención del estudiante menor de edad, Matías Placencio Carvajal, quien entregó el mando a nombre de los niños de la provincia. Por otro lado, de manos de Félix Jaramillo, recibió los zapatos rojos, símbolo de lucha contra el femicidio.

Lo propio hicieron los representantes de las personas con discapacidad, mujeres porteñas, el grupo de Organización Territorial del Movimiento Alianza PAIS de El Oro, comerciantes, artesanos, GLBT, y más organizaciones.

La posesión popular fue una solemnidad ejecutada por primera vez en El Oro y a ella asistieron alrededor de un millar de personas; el hecho tuvo tal relevancia que fue tendencia nacional en las redes sociales.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *